Relaciones de Marca

11.05.2016

 

Construir y fortalecer relaciones de las marcas con los clientes es tan sencillo o complicado como lo es construir relaciones entre adultos.  

 

Cuando los clientes nos presentan sus necesidades de relacionamiento, siempre están pensando que tendremos la fórmula perfecta que solucionará sus problemas de relacionamiento, fidelidad y lealtad de los clientes hacia sus marcas y siempre nos preguntan cómo hicimos para que funcionara con otros clientes.

 

La realidad dista bastante de una pócima o fórmula perfecta.  La realidad es tan sencilla como la relación entre adultos, para algunos es sencillo tener relaciones sentimentales, para otros es casi un tabú o un imaginario inexistente en la realidad.

 

Al final todo se resume en una historia, cuando preguntamos a las parejas que conocemos cómo hicieron para que les funcionara, siempre terminamos oyendo largas historias de amor que inician cuando él la vio por primera vez, le pareció encantadora y la química surgió de inmediato, luego de sortear algunos obstáculos, logra hablarle, llama su atención y finalmente logra conseguir sus datos, se hacen amigos en redes sociales, se preguntan por conocidos en común, investigan qué es lo hace el otro, lo que le gusta, lo que hace en sus tiempos libres, y así es como se prepara para la segunda salida, donde tienen que seguir siendo interesantes desde el plan que proponen hasta los temas de los que hablan. Cuando ven que son complementarios, que cada uno encaja perfecto en la vida del otro, sucede lo inevitable, se enamoran, construyen juntos, no paran de tener detalles el uno con el otro y un día sucede lo tan anhelado, prometen ser fieles el uno al otro por el resto de sus vidas y esto es tan cierto como el amor y gratitud que sienten el uno por el otro.  Si no hay sentimiento de gratitud y amor, no habrá fidelidad.

 

Pues bien, la relación de las marcas con los clientes no es nada distinto.  Hay que ser lo suficientemente atractivo y relevante para ser visto (marca y promesa de valor), cuando has logrado llamar la atención, es momento de acudir a la base de datos (identificación, perfil, datos de contacto), ahora ya estamos listos para la “primera cita” o activación, estamos listos para dar inicio a una relación. ¿Hasta ahora todo marcha bien? Pues entonces hay que enamorarlos, ¿ya están enamorados? Pues hay que retenerlos, hacer que siga funcionando la relación, es aquí donde se pone a prueba la fidelidad o gratitud.

 

Muchos directores de compañías esperan que con tener un logo bonito, hablar de las maravillosas características de sus productos, sacar promociones recurrentes y pautar eventualmente, van a lograr crear relaciones con los clientes y nada es más diferente de la realidad.  Las marcas que logran hacer parte de las vidas de las personas, encajar en sus ideales de vida y hacerlos partícipes de su historia como marca, son las marcas que van a vivir felices con su “prometo serte fiel” y aun así tienen el reto permanente de mantener viva la relación, de no dejar que vengan otros a quitar su lugar, de continuar siendo relevantes, atractivos y evolucionar con sus clientes.

 

Please reload

Entradas destacadas

Relaciones de Marca

May 11, 2016

1/2
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Dirección: Carrera 18C 109 35 oficina 503. Bogotá D.C., Colombia.

Teléfono:   + (57) 316.529.7834

Política de Privacidad - Política de Tratamiento de Datos Personales

 

Marketing Relacional y Digital

®